El vino y el chocolate, compañeros sorprendentes

David Soler - 08/01/2021 15:30:51

Puede parecer una mezcla explosiva. Pero no hay nada explosivo que deje indiferente. Y eso es precisamente lo que ocurre con el maridaje del chocolate y el vino. Son dos compañeros que a priori pueden encajar poco, pero nada más alejado de la realidad. Solo hay que saber acertar.

El chocolate tiene muchas propiedades. De él se dice que reduce el colesterol, que quita la ansiedad ya que es un alimento saciante o que incluso alivia el estrés y que actúa como un antidepresivo natural.

La clave del maridaje del chocolate está en armonizar la intensidad de chocolate y vino. A la hora de maridar el chocolate y el vino hay que medir la intensidad de cada producto. No es adecuado que un vino muy potente, con mucho cuerpo y sabor, se maride con un chocolate demasiado suave. Si se da el caso, el vino tapará al chocolate, en vez de potenciarlo.

Los chocolates intensos, con personalidad y una alta presencia de cacao piden vinos con más cuerpo, mayores crianzas y también una mayor estructura. Cuanto más amargo y fuerte sea el chocolate, más cuerpo precisará el vino con el que se maride. Si nos encontramos con chocolates puros necesitaremos un vino robusto y con cuerpo.

Pero no sólo el tinto tiene un maridaje con el chocolate. Todo puede maridarse. De hecho, el maridaje consiste en probar y arriesgar. Hay otros vinos que se dan la mano con el chocolate de una manera excelente.

Una opción muy interesante para el maridaje del vino es el chocolate negro con sal marina. Este chocolate es más fácil de combinar con vinos. La estructura de cristales aporta al chocolate una textura crujiente que hace la experiencia más singular todavía.

De lo que estamos seguros es de que con nuestros tintos Núcleo, Nexo o Novicia, el maridaje con chocolate puede ser toda una delicia. ¿Gustas?

Volver arriba